Son Muchachos ¡¡¡

Hoy fue un día relajado, así que probé herramientas que no había usado en el blog. ¡¡ Slide para todo el mundo !!

El Post más sincero -y largo- del mundo.

((Ya se viene el post para las chicas))

((Si me olvido de alguien, me avisan pues, sha. Mi celular está con la pantalla en blanco y no puedo ver la lista de contactos, como hizo Morris el año pasado)).

Este texto era necesario porque es un agradecimiento que permanecerá intacto con el paso de los años. Son palabras que llevan bajo el brazo un fuerte abrazo y un “te quiero, hermano”. Con este post se cierra-quizá- el blog. Con este post les agradezco todos estos años. Con furia. Ja, no mierda, no voy a ser más cursi.

Acabo de ver las fotos de la fiesta del viernes. Pataza del alma, mi hermano Jonathan, aunque aún nos queda una juerga el 3 de enero ((voy a ir esté donde esté, pata.)), usted sabe lo que pienso. Sabe que detrás de todas las bromas, los vacilones y las pendejadas con los mangaches, usted es nuestro pata del alma. Así, literalmente. Las Redas y el Comportamiento del Consumidor. Tus polos de clubes europeos y tus Nike para las pichangas de los miércoles. Tu bincha negra. Tus cuartos de Santa Isabel. El viaje a Lima en el 2004. Tu cumpleaños en Chiclayo en el 2007. La Residencia Aguilar. Tu genial familia, mis tíos. El amor para tus viejos. Tu excesiva preocupación por nosotros. Las chelas por las huevas. El pata, el noble, lorni, el caballero que no tiene memoria. Tu grupo del Face Book, el “hoy la ví”, tus viajes a Chiclayo después de las juergas. El espacio queda corto, hermano. Las palabras te las diré siempre en vivo y en directo. Te quiero, huevón.

Ay, negrito, tus dotes de galán y tu mirada de monito tierno en las fotos son un clásico. La amistad a tu manera tiene mil tonos. A veces dan ganas de meterte el taco del zapato en la frente, a veces dan ganas de abrazarte con fuerza por 5 segundos, nomás. Pero, casi siempre, dan ganas de decirte “vamo’, negro, hazlo por mí”, “juégatelas por mí, soy tu amigo(a)”. Tú nos quieres a tu manera, moreno. Y tu manera también es interesante. Una letra de Andrelo para ti: “Soy muy sensible a la belleza, por eso pierdo la cabeza con tanta facilidad”.Te quiero, amigo Chará.

Morris, mi hermano, ahorita acabo de recordar el primer cruce de palabras que tuve contigo. Era el 2003 y te comencé a decir que mis viejos querían otro plan en el servicio de Internet. Creo que caminamos al centro de copiado y luego regresamos a clases. Es lo primero que recuerdo de tí. Luego se vinieron “Los Mirones”y el “más allá de lo evidente”. Lo demás vino solito, así como viene la espuma de las orillas (gracias Calamaro). Tu caminada al estilo del pata que tenía el polo de “Mujer”, tus mandadas a la mierda al negro, tus alucinada con el gordo Joba, las primeras salidas con la gente, tu mensaje final en el video de promo del año pasado, tu fiestaza de cumpleaños en Colán, la esquina del movimiento, el Aurich, el fútbol nuestro de cada día, tu cine, tus libros, tu Xime. Tú, huevón. Te quiero, Floris. Eres el chiclayano más piurano que he conocido en mi vida.

Chinito de mi corazón, el hombre con el culo más grande de todo el Perú. El hombre que siempre quiere hacer algo “tranqui”. El hombre que estudió en mi colegio y al que volví a encontrar en el re- susti de FM, allá por el 2004. El hombre que también usa polos con cuellos camiseros, al igual que yo. El hombre enamorado del único amor de su vida, la Hatsu. El hombre que también sabe explotar cuando algo le jode. El hombre bondadoso y siempre dispuesto a ayudar. El hombre de características totalmente opuestas a las de mi amigo negrito. El hombre que fue conmigo al concierto de Calamaro. El hombre amante del deporte y del diseño gráfico. Eres un hombre, chinito. Un caballero con todas las letras. Tu risa del millón de decibeles, tu abundante colección de puchos ((déjalos mierda)). Tu corbata rosada en la fiesta. Te quiero, hermano. Canción para ti: Rosemary, de Calamaro. Era tu tono de timbre y siempre me acuerdo de ti cuando la escucho.

   1

El chato del mal. El enano más grande de Piura. El  que nació con una cámara bajo el brazo. El muchacho que escribe con el corazón en la boca. El que escribe y escribe. El que tiene el dedo índice desgastado de tanto tomar fotos. El chico de sentimientos que no calla. El arrebatado que se pelea por sus amigos. El amigo que se nos incorporó en el último año. El chato del mal. El socotroco que siempre tiene ganas de escribir. El insuficiente redactor que pronto tendrá una nueva oportunidad. El muchacho que hará de la fotografía su modo de vida. No chato, no te voy a decir patán, jaja. El ahuevado, caballero y atento. El que siempre está disponible para los patas. El chato del bien. Te quiero amigo mío. Tu historia con nosotros no tendrá fin.

Moto, el miembro del club más importante de Piura. El de los trabajos de radio y televisión. El de los chupetes espaciales. El hombre que se fue hace un año, pero que siguió tan cerca como antes. Tu locución en off, tus ocurrencias y los tonos cague de risa de tu celular, tu destape como arquero en el 2007, tus mariconadas cuando se venía el peligro, tus copias chiquitas para las prácticas. Tu vida ordenada en los años de universidad, tus idas a Santa Ana para visitar a la Karateka. Tus reportajes de Día D, la Tía Lala, corazón. Tu última venida para las fiestas. Ya nos veremos, rata. Aún nos queda mucho por recorrer. Te quiero como la conchasumare, motito.

Gallito, mi hermano, el elemento más cuerdo del planeta, ojo. Un loco a su manera. Un ser de reacciones impredecibles. Siempre pegado a su computadora, a sus  videojuegos, a sus cómics, a Héroes, a su bicicleta, a su boina, a su gorra. Gallito ha sido el auxilio rápido que aparece cada cierta distancia en una carretera. Ha sido-y será- el personaje que siempre estará dispuesto a tomar unas chelas, a conversar en su idioma, a matar el rato en lo que sea. Usted sabe que nos veremos pronto. La historia recién comienza, maestro.

Plus Plus Plus Plus, mi hermano Ralph. El futuro dueño de todo el Bajo Piura. El hombre de La Legua City. El que vive al pie de la Cancha de los Muertos. El muchacho de la Chicha de Jora y de los sudados ponedores. El de la Sopa de novios. El hombre con el que pasamos tardes en su casa escuchando a Mallanep y Armonía 10. El bautizo de Scarlet y mi regreso en mototaxi desde tu tierra. El cumpleaños del 2007 bailando La Culebrítica. El hombre que nació para ser periodista. El muchacho SIC. Aquel que triunfó en “Los que más saben”, por RPP. El chico sanmiguelino al que le sobra calle. El que se sacó la mierda para comenzar a triunfar. El muchacho filósofo. El de las excelentes notas. El chico que todos los días agarraba su combi y caminaba por la avenida Country para llegar a la universidad. El muchacho ahuevado que se soltaba poco a poco. El muchacho que también se fue hace un tiempo. El que nunca se fue. El chico y su hermosa familia. Qué viva La legua city¡¡¡¡ Qué viva Ralph Zapata. Un maestrazo.

Yeye, amigo mío, usted es un titular en nuestro equipo. Aunque colgó sus zapatos de “jugador” en los últimos tiempos, usted sigue siendo una pieza de recambio. No ha perdido la calidad de galán, jaja. Usted y sus ocurrencias. Usted y las chicas al lado. Usted y su moto. Usted y sus chambas en Claro y ahora en Motorola. Usted y sus conquistas. Usted y las noches “tranquis” con el chinito. Usted y su amigo, el negro. Usted y su familia. Usted y su fe. Usted, amigo Yeye, es la pieza de criollada y responsabilidad en el grupo de patas. Usted va a ser grande porque tiene cojones para hacerlo. Aunque me debas los cuadernitos de Motorola que me prometiste, te quiero amigo mío.

Carnerito, hermano mío. El hombre enamorado de su china de toda la vida. El chico flaco con apetito de gordo. El hombre de la carnerada en la casa de gallito. El chico de lentes y los zapatos grandes. El amigo de Buenos Aires. Carnero, el muchacho con harta calle, con disciplina, con gusto por la fotografía. Carnerito, el pata de las salidas esporádicas. El par de bombas en tu casa junto a Ralph. El de las chambas para Olimpic. El del Chivas en la fiesta de fin de año. Hágala en el verano, hermano. Te quiero, carnerín.

Kane, mi hermano. El muchacho considerado el más apuesto de Piura, del Perú, del Mundo. El chico de la interminable colección de buena música. El muchacho de las correas plateadas y los pantalones con huecos. El muchacho de las zapatillas negras. El que hace suspirar a más de una. El muchacho que siempre terminaba primero todos los exámenes. Kane, uno de mis escritores-dibujantes-diseñadores favoritos. Al que ví bailar sólo una vez en la discoteca de la ciudad. El muchacho de la esquina del movimiento. El dueño de la jarra de la última cena que cobijó con cariño nuestros rones. El muchacho sereno e inteligente. El muchacho distinto que no necesita de unas calificaciones en los exámenes para ser considerado brillante. Kane y su cuarto, el punto de reunión. Kane y sus amigos. Kane, mi hermano. Te quiero, huevón.

Caricatura, mi hermano. Renatito Velásquez es el la conjunción de varios elementos. Es alegría, prudencia, juerga, inteligencia, caballerosidad, chispa, amistad. El cari cari es un grande. El dueño de una pluma genial. El de las juergas de los primeros años. El hombre de la Perla del Chira. El Renato que compartió conmigo los mejores años de vida universitaria. El de los apodos y los chistes repentinos. El que me hizo amar mucho más a Calamaro. El de las bombas en sus cuartos de pensión. El hombre rudo de la defensa en el equipo. El chico de los lentes oscuros. El hincha del Alianza Atlético. El hombre enamorado de la Barra. El que, al igual que Moto, se fue hace un tiempo, pero que, en realidad, siempre estuvo aquí. El hombre que resiste las peores bombas. El que comienza a cantar ni bien recuerda la letra de una canción. El apasionado por las buenas lecturas. El hombre al que le pongo mis fichas con los ojos cerrados. El hermano que ya está logrando sus primeras metas. Mi amigo. Mi hermano. A ti te quiero como la conchasumare. Los buenos tiempos nunca se fueron. Seguirán viniendo.

Iván, mi hermano. El maestro que hace discos geniales en el cuartito de su casa. El creador de las canciones que me acompañaban mientras asimilaba la muerte de mi abuela. El creador de Cumbia, Camino de Dios y Las Chicas bonitas, canciones que aceleran mi mente. Melodías que me recuerdan la casa de campo de mi abuela. Que me traen el olor a algarrobo y a habas de esos días difíciles. Iván, el defensa derecho que siempre quiero en mi equipo. El que jode cuando alguien la caga demasiado en el partido, pero que también pide disculpas cuando la culpa es suya. El escritor que pronto explotará con furia. El que me regaló un libro perfecto para mi cumpleaños. El que preparaba los rones que tomábamos en la esquina del movimiento. El que quemó el disco perfecto para el último jueves de locura. El que compartía mis gustos por Armonía 10 y sus parrandas. El hombre de la barba flaca y de los ojos verdes que hablan. El muchacho de los buenos libros. De los buenos textos. El de la bicicleta montañera. El chico galán. El de las frases directas. Te quiero amigo Iván. No dejes nunca de crear discos geniales. No dejes nunca de prepararnos ese ron tan rico que sabes hacer.

Kikiriki, el autor de las frases y palabras que marcaron los últimos años en la U. El que genera reacciones diversas. El hombre con un gran gusto por el alcohol ((ojo que no te estoy diciendo borracho. shaa)). El viento en popa, vientos nuevos y viento en proa. El que también preparaba los tragos más ricos de todo Piura. El de los cumples gigantescos. El piurano más piurano que existe. El pelotero de San Felipe. El que tiene mil amigos. El chico que pone apodos hasta por gusto. El que siempre tiene las palabras adecuadas. El que vivió fuera de su casa en el 2008. El que vestía camisitas los fines de semana. El muchacho que tenía a la Bachelet y a Benedicto en su casa. El hijo del gran Pocho. El que puede resistir las bombas más grandes del universo. El primer amigo que hice en la universidad. El que no se irá jamás. Grande, Kikiriki. Donde chucha te vayas regresa pronto, que acá siempre te esperarán. Son muchachos ¡¡¡

 

A toditititititos ustedes, se cierra un ciclo dorado, pero se vienen muchos más. “Nos volveremos a ver, porque siempre hay un regreso”.

 

 

 

 

 

 

 

Operación Andrés

Estamos calentando motores. La palanca está en neutro y se pisa suave el acelerador. Sólo calentando. Operación Andrés.

(( “Es tarde y se hizo de día, menos mal que está nublado. Se acabó todo lo que había, queda un cigarro mojado. Porque quiero dormir y soñar con ella; mientras por afuera pasan los aviones” ))) …

“Los Aviones”

Hernani es cosa seria

De los cambios en el Gabinete Ministerial, el cargo que más ha llamado mi atención ha sido el del General (r) Remigio Hernani, en la cartera del Interior. No ha sido precisamente su inmediata disponibilidad para atender los problemas de su sector lo que más ha resaltado en los medios, sino, sus enfrentamientos directos con algunas autoridades policiales.

Primero discrepó con el ahora ex Jefe de la Dirección de Inteligencia de la PNP, general PNP Jorge Cárdenas Sáez, quien dijo que renunciaba al cargo porque no podía estar subordinado a alguien sentenciado por terrorismo (en referencia al Premier Simon). Al respecto, Hernani lanzó el primer puñal y dijo que Cárdenas renunciaba, en realidad, por una discrepancia entre ambos. “¿Cómo puede ser posible que estén ‘chuponeando’ en todo Lima? ¿Dónde estaba la Unidad de Inteligencia? ¿Para qué sirve?”, agregaba Hernani.

Y bueno, hoy mientras revisaba los diarios leía una nueva polémica del estrenado Ministro del Interior; esta vez pedía la renuncia del actual Director General de la PNP, general Octavio Salazar. Hace unos días, cuando fue conocida la designación de Hernani, puse en Google su nombre y, entre otras cosas, salió una entrevista del año 2007 al General Hernani. En esta nota criticaba de modo muy severo la gestión de Salazar, y por entonces ya pedía su renuncia. Un año después, ya en la cartera del Interior, era algo que se veía venir.

No me parece mal que un alto funcionario pida en los puestos claves a personas de su entera confianza. Pero Hernani lo está haciendo con polémica innecesaria, creo. Más aún, cuando, según la nota, el artículo 12 de la Ley Orgánica de la PNP (27238), dice que el director general de la PNP es designado por el presidente de la República y su tiempo de permanencia en el cargo es determinado por el Jefe de Estado.

Es decir, chochera, si quieres cambios, convérsalos en tu casa, en tu oficina, en tu Palacio de Gobierno. La política tiene su encanto y atractivo, pero si ustedes, señores ministros, evitan este tipo de pleitos, la cosa marcharía mejor. Aunque, claro, si lo siguen haciendo la prensa del país les dará las gracias. Con broncas se venden más diarios y se ven más noticieros.

Operación Andrés

Esta canción retumba mi cabeza en los últimos días. Las velas se prendieron. Operación ver a Andrés.

 

Qué viva el departamento de Lambayeque

Sí. También creo que es un tipazo y que tiene calle. Yehude Simon es el nuevo Premier en el gobierno aprista y, como dice Álvarez Rodrich, “ojalá lo siga siendo a pesar del oropel vacuo del poder, la circulina, los guardaespaldas, las invitaciones de empresarios a suites de hotel, y los ayayeros de siempre”.

Estuvo preso ocho añazos en la época fujimorista (acusado de apología terrorista en su partido Patria Libre), hasta que fue indultado en el Gobierno Transitorio del fallecido Valentín Paniagua (¡maestro!). De ahí en adelante su historia es conocida; hasta hace unas semanas lo veía discutir-como Presidente Regional de Lambayeque- con Trelles Lara por el Proyecto Alto Piura, vaa.

 

Cito otra vez a Álvarez Rodrich: “Un reconocimiento a lo que ocurre en las regiones, y traerá al siempre tan limeño centro del poder una visión no capitalina, desde el otro lado del mostrador”. Ojalá que nada le quede grande. Esperemos.

 

 

PD: -Ya sé que pasé de Amandittita a Yehude con suma velocidad…es que ya debo direccionar el blog, pues. Es cuestión de tiempo, sha.

– Con el título del post, un gran abrazo a mis carnales chiclayanos…lástima que no nacieron en Piura, lástima. Jaa.

Con ustedes…Amandititita

Recojo la intoducción de La Jornada, de México:

Amandititita  puede ser una audaz microbusera, la hija de un diputado del PRI que se enamora de un mecánico, o una secre que se revienta con su jefe toda la quincena. Capaz de reinventarse una y otra vez, la autoproclamada Reina de la anarcumbia lleva en sus letras un innato ingenio en el empleo del lenguaje, así como gran ironía y observación aguda de los personajes que la metrópoli (mexicana) genera”.

Si en nuestro país Bareto ha logrado -a su estilo- que las nuevas generaciones tengan nociones sobre los orígenes de la cumbia peruana-selvática (tíos, ahora escuchen las versiones originales de Juaneco y su combo, pues¡¡¡¡¡), Amandititita, en México, ofrece una propuesta diferente, básicamente, con cumbia mexicana.

Ahora bien, si pega o no, ya es cuestión de los gustos personales. A simple vista, parece que en México ha golpeado, y no ha pasado desapercibida por los medios. Ahí está Amandititita, que no les pide “levantar la mano”, ni les dice “te vas, te vas, te vas”, ni los “embruja”. Sólo habla de su México lindo y querido de modo sarcástico. Al menos eso ha hecho en su disco debut.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.